EN BODEGAS MONTECILLO ENTENDEMOS EL VINO COMO UNA FORMA DE VIDA. EN ESTE ESPACIO PODRÁS DISFRUTAR Y APRENDER UN POCO MÁS SOBRE VINO, GASTRONOMÍA Y ENOTURISMO.

¿Tiene el vino fecha de caducidad?

“Mejoras con los años, como el buen vino” es una frase popular que quien más o quien menos ha pronunciado en más de una ocasión y que los más afortunados habrán escuchado sobre sí mismos como un bonito cumplido.

¿Significa eso que el buen vino lejos de estropearse, mejorará infinitamente con el paso de los años o, es más, de los siglos? Pues, por mala fortuna, esto no ocurre de esta manera: si bien es cierto que el algunos vinos maduran y mejoran con el tiempo, igual de cierto es que, incluso estos, acaban por estropearse.

Seguramente, a más de uno le haya llamado la atención que la fecha de caducidad y ni siquiera la fecha de consumo preferente, figure a título informativo en el etiquetado de las botellas del vino (con alguna excepción que desgranaremos después) tal como ocurre con la gran mayoría de alimentos y esto es así porque se trata de una bebida estable y duradera.

Duradera… Pero no infinita.

El vino y su plenitud

El vino está vivo y como todo ser vivo no sólo no es eterno, sino que también tiene su momento de apogeo y plenitud… que es pasajero. Y, claro está, es ese momento y ningún otro, el ideal para disfrutar de todas sus cualidades sin que ello signifique que antes o después no sea apto para el consumo.

Saber cuándo es el momento perfecto para descorchar una botella de vino no es una ciencia exacta pero sí podemos valernos de algunos indicadores en base a la experiencia que nos ayudarán a afinar el tiro.

Así, debemos tener en cuenta que un vino joven presentará su mejor perfil durante uno o dos años a contar desde el año de la añada. Los tintos de crianza suelen alcanzar su mejor momento alrededor de los 5 años mientras que para abrir un reserva debemos esperar un poquito más, idealmente, un periodo entre 6 y 10 años. Los grandes reservas se consumen, aproximadamente, entre 10 y 15 años después de la añada e incluso un poco después.

Pero no conviene perder de vista que hay muchos factores que determinarán el momento de plenitud de un vino y, entre los más importantes, está la diligencia con la que se realiza la guarda.

La decadencia

Pasado el momento de auge de un vino, el paso del tiempo le llevará a oxidarse y, consecuentemente, a dejar de ser vino para convertirse en vinagre (recordar que, una vez abierta una botella, el proceso se acelera y el vino se estropea en cuestión de días).

Pero, de nuevo, no hay manera de prever con precisión cuándo se estropeará un determinado vino: es posible abrir una botella embotellada hace siglos y encontrar que el vino se encuentra en buen estado de la misma manera que, pese a seguir todas las recomendaciones, podemos encontrar que la botella que con tanto ahínco hemos guardado presenta algún defecto en el momento del descorche. Esto es, por suerte y para vuestra tranquilidad, la excepción.

Otra consideración a tener en cuenta es que, aunque no sea una buena idea conservar un vino durante décadas y décadas con intención de que mejore, si puede ser una buena estrategia para invertir en vino según la botella que tengamos entre manos: recordad que la calidad es únicamente uno de los factores que influye en el precio de un vino y que las singulares botellas que adquieren mayores precios en las subastas ni siquiera están destinadas a ser abiertas.

Los vinos que sí caducan

La excepción que apuntábamos al principio de este post es la de los vinos naturales. En sus etiquetas, efectivamente, sí podréis encontrar una fecha de caducidad. Eso es así porque en su elaboración no se añade sulfuroso y, en consecuencia, se conservan durante un periodo más corto que los vinos tradicionales.  

Por tanto, si contáis con una bodega en casa de mayor o menor envergadura, no perdáis de vista las referencias que atesoráis: ¡Es la única manera de aseguraros que las disfrutaréis en su momento estrella!

Idioma

Para descubrir más sobre Bodegas Montecillo en esta web debes tener la edad legal para beber en el país desde el que te has conectado.

Nosotros nacimos en 1870, ¿y tú?

Lo sentimos, pero...

para continuar debes ser mayor de edad

Lo sentimos, pero...

debes aceptar los terminos de uso y la política de privacidad